La empresa y las redes sociales


La empresa y las redes sociales es un binomio que, bien gestionado, puede ser caballo ganador.

No descubro nada nuevo cuando digo que las redes sociales pueden ser una ayuda magnífica para las acciones de marketing que estemos desarrollando en nuestras empresas, y no vamos a encontrar una forma más sencilla y barata de hacernos oir y de darnos a conocer. Pero no todo el monte es orégano y no basta con abrir perfiles en las principales redes sociales.

Es fundamental establecer una estrategia para nuestra presencia en las redes sociales que nos permita llegar a nuestro público, a las personas o las empresas a las que les puedan interesar nuestros productos o nuestros servicios.

Pero quedarse en un uso meramente publicitario puede no ser tan beneficioso como pudiera parecer. Las redes sociales deben ser un medio de comunicación efectivo, no un mero escaparate. Las redes sociales deberían ser una parte fundamental de nuestro servicio de atención telefónica.

Un cliente debería poder contactar con nosotros por teléfono (será el medio preferido por nuestros clientes más veteranos) pero debemos ofrecer la posibilidad de que cualquier cliente pueda contactar con nosotros por Twitter, por Facebook, Linkedin etc. Facebook ha declarado recientemente que tres cuartas partes de sus ingresos por publicidad proceden de los móviles. Interactuar con los móviles de nuestros clientes es el modo en que nos relacionaremos en adelante. Y quién no lo haga quedará seriamente rezagado.

Por tanto parece imprescindible diseñar una atención al cliente que, además de prestar un servicio excelente, pueda alcanzar a todo tipo de usuarios y que puedan usar cualquier tipo de medio de contacto incluidos nuestros perfiles en las redes sociales. Y sobre todo que esta atención al cliente se pueda prestar en el dispositivo móvil de nuestro cliente.